Bolívar: Confiscaciones y Expropiaciones en Perú

La corrupción es un mal que afectó a los Imperios de España, Holanda e Inglaterra. A pesar de esto, uno de los mejores sistemas contra la corrupción estuvo en el Reino de España, haciendo más visible este fenómeno.

Los procesos de independencia trajeron consigo una corrupción rampante por parte de los caudillos que gobernaron estas naciones en el siglo XIX, eliminando todo tipo de control contra la corrupción, entre ellos, los juicios de residencia, los visitadores y oidores del antiguo régimen.

Cita el historiador Alfonso W. Quiroz en su libro “Historia de la corrupción del Perú”:  «Bolívar, cabeza de la campaña final que venció al ejército realista en Perú, también tomó parte en las dañinas prácticas de expropiación y abuso de autoridad. Bolívar y su ministro José Faustino Sánchez, decretaron, en 1824-1825, la confiscación de las rentas y la expropiación de quienes se hubiesen refugiado en la fortaleza del Real Felipe en el Callao, el último bastión desesperado de españoles y criollos recalcitrantes. Sánchez Carrión recibió varias propiedades como recompensa a sus fieles servicios. Bajo condiciones de extrema penuria fiscal y endeudamiento, un Congreso servil recompensó a Bolívar en 1826 con más de un millón de pesos. Mientras tanto, los funcionarios de gobierno mal pagados saqueaban las rentas de provincias y confiscaban propiedades». Leer más

María Antonieta la Hermana Realista de Bolívar

La guerra de independencia dividió a la sociedad de la Capitanía General de Venezuela. Hubo quienes decidieron unirse a la causa emancipadora, pero también hubo quienes defendieron el orden monárquico.

Esta polarización comprometió por igual a los hombres y mujeres de la Capitanía. No obstante, los estudios sobre el tema han privilegiado fundamentalmente a los insurgentes.

Hasta en la misma familia Bolívar ocurrieron estas divisiones, la hermana mayor de Simón, Doña María Antonieta, era defensora de los derechos del Rey. A pesar de esto, la relación entre Simón y María Antonia era cordial, ambos mantuvieron estrecho contacto epistolar, aunque para ella no era más que el jefe de los facciosos y el pariente que se había estrellado en los errores más detestables.

Escondió a españoles y canarios en los tiempos de la «Guerra a Muerte» decretada por su hermano y le escribió al Rey de España para desmarcarse de su hermano.

En 1814, cuando la capital estaba a punto de caer en manos de Boves, Bolívar ordenó la evacuación de la ciudad. María Antonia se negaba a irse, pero su hermano la convenció que al caer Caracas, no tendrían clemencia con ella por llevar su apellido. Leer más

Mitos y Realidades de Bolívar y Miranda, entrevista de Cristina Bastidas

Interesante conversación con el historiador hispano-venezolano Emilio Acosta de Venezuela Colonial (@venezuelacolonial)  y colaborador de Españoles en Cuba sobre los mitos y realidades en torno a los próceres Simón Bolívar y Francisco de Miranda en el contexto de la emancipación hispanoamericana. Revisa la entrevista de la periodista Cristina Bastidas via Instagram (@CristinaPeriodista).